Del mismo modo que guardamos fuera del alcance de los niños los medicamentos, o bajo llave los objetos peligrosos, como un arma, ¿por qué no tenemos Internet bajo control?

Nos enfrentamos a un peligro silencioso que lo convierte en un reto difícil, debemos hacer público y visible el problema que tenemos. En apariencia no está ocurriendo nada malo en nuestra casa, en el colegio de nuestros hijos, en la biblioteca pública…Pero todos sabemos que no es así.

Sabemos que existen millones de sitios y páginas web de contenido inapropiado como videos, imágenes y fotos que pueden causar daño psicológico a los menores. Por eso hay que actuar ya, debemos proteger a los niños y adolescentes, como ya están haciendo muchos adultos y organizaciones de protección al menor.

Por todo lo anterior aconsejamos:

  • Retrasar el acceso a Internet de los niños mientras sea posible, permitiéndolo cuando así lo requieran desde la escuela. Es mejor no tener prisa y dejar que se relacionen con sus compañeros de forma directa y natural, las relaciones con los demás son tan importantes en la formación de los niños como la adquisición de conocimientos.
  • Situar el ordenador en un lugar visible de la casa, donde se haga vida familiar, como el salón o el cuarto de estar.
  • Si usan dispositivos móviles como smartphones o tablets, evitar que las lleven a su cuarto y se encierren.
  • Enseñarles a navegar y a buscar información a través de los sitios que conocemos y que son seguros.
  • Instalar Escudo Web Family o cualquier otro filtro de Internet, para proteger a los menores del contenido inapropiado.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This