Más de quinientos millones de páginas web poseen contenido pornográfico. Su consumo mueve 2.500 millones de dólares anuales solo en los Estados Unidos, y se ha detectado que provoca estragos en millones de familias de todo el mundo.

En un estudio realizado en España se encontró que “la mitad de los menores de edad han visto pornografía por Internet, y un 4% de los menores de entre 11 y 12 años reciben contenidos sexuales en su teléfono móvil. Las redes sociales de contactos también han contribuido a sexualizar las relaciones”.

Las mismas fuentes indican que el 86% de los padres no tienen instalado ningún tipo de filtro en los equipos de sus hijos. La causa es que consideran que el uso de los controles parentales es demasiado restrictivo y molesto, o simplemente, que no tienen conocimientos informáticos suficientes para su uso adecuado, pero conocen los riesgos existentes en Internet. Hay también una parte importante de los padres que desconoce esos riesgos y reconoce que no es necesario poner un filtro para los dispositivos de sus hijos.

Filtro contenidos

 

Escudo Web Family es un programa de Control Parental fácil de usar,  intuitivo y personalizable, cuyo propósito es no molestar a los padres y  proteger a los hijos, y está disponible en una versión gratuita: Escudo  Web free.

 

¿Cómo podemos ayudar a minimizar los riesgos?:

  • Hay que educarles en el respeto a la integridad de las personas y de su imagen. Muchas veces pueden ser partícipes de acciones tipificadas como delitos, como el “acoso en línea o ciberbullying”, sin ser conscientes de ello ni del daño psicológico que pueden producir en otro menor.
  • Como en tantos aspectos de la vida, la moderación es el camino a seguir para evitar el uso adictivo de las nuevas tecnologías. Es fundamental poder regular el tiempo de uso, para lo que se hace imprescindible el diálogo y el conocimiento de los riesgos.
  • El uso de las pantallas en general puede producir trastornos psicológicos, los juegos on-line, consolas, redes sociales, etc. que interactúan en tiempo real, pueden provocar el aislamiento del menor, que necesita seguir conectado para ver que ocurre en su mundo virtual, y dejar de lado la vida real y el contacto físico con sus compañeros y familia, llegando a tener consecuencias en el rendimiento escolar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This